Xerox obtiene patente para auditar archivos electrónicos

El nuevos sistema está basado en la tecnología Blockchain

Xerox Corporation es el proveedor más grande del mundo de fotocopiadoras de tóner y sus accesorios. Su sede principal está situada en Stamford, Connecticut, aunque la mayor parte de la compañía está situada cerca de Rochester, Nueva York, donde fue fundada.

La compañía ha obtenido una patente para un sistema basado en la tecnología blockchain que sirve para auditar archivos electrónicos, según rezan los documentos oficiales publicados por el U.S. Patent and Trademark Office (USPTO). Según el documento, al ser propietarios de un sistema descentralizado de verificación, el sistema sería resistente a las alteraciones. Esta nueva tecnología está enfocada en detectar las posibles alteraciones de un documento, así como rastrear el historial de modificaciones. De esta manera, esta tecnología puede ser utilizada para la auditoría de archivos electrónicos de cualquier área, desde los registros financieros, impuestos, documentos educativos hasta registros médicos. Cabe recordar que la compañía habría aplicado una patente similar en el año 2016, cuando intentaron desarrollar un protocolo blockchain para dejar un registro de cualquier imagen copiada. Así, la compañía buscaba que las marcas fueran irrevocables para que siempre pudieran ser utilizadas como evidencia. Varias compañías relacionadas con la tecnología y la electrónica se han interesado en solicitar patentes para diversos usos de la tecnología blockchain. En este último mes, el gigante IBM ha solicitado más de 90 patentes relacionadas con la tecnología blockchain.

Xerox describe una serie de nodos blockchain que sirven para aprobar o rechazar cualquier modificación realizada a un archivo, implicando además que podría avisar a sus usuarios cuando un nodo en particular no apruebe un documento o las versiones verificadas no coincidan. Del mismo modo, este documento también menciona específicamente que los registros de investigación criminal, notas de entrevistas, fotos de escenas del crimen y resultados de exámenes de ADN podrían estar protegidos de cualquier modificación.